martes, mayo 13, 2014

“TAROT. ORÍGENES - SISTEMAS DE LECTURA - INTERPRETACIÓN”, KATHLEEN McCORMACK.

Sigue Lux Atenea Webzine y Lux Atenea News en FACEBOOK.

Desde el año 1999 difundiendo la cultura literaria más selecta (Clásica, Medieval, Romanticismo, Decadentismo, Simbolismo, Surrealismo, Ciencia-Ficción, Misterio y Terror, Esoterismo, Mística, Religión, Filosofía, Poesía, Historia, Ciencia, Arte, Sociología, Tecnología, Empresa…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 - 2002), SHADOW’s GARDEN WEBZINE, OUROBOROS WEBZINE y LUX ATENEA WEBZINE (desde 2006 hasta la actualidad).


Publicado por: BENEDIKT TASCHEN VERLAG GmbH
ISBN: 3-8228-6786-1
Edición: 1999
Páginas: 144

“Es importante relajar la mente para que pueda abrirse a los mensajes que transmiten los símbolos del tarot.”

Como guía de orientación para profanos en esta materia, el extraordinario libro “Tarot” de Kathleen McCormack se ha convertido en una de las obras más claras que haya encontrado a la hora de describir el origen, la interpretación, y los sistemas de lectura de las cartas del Tarot. Un libro que lleva ya muchos años conmigo y que, en el momento de su compra, lo que hizo decidirme a adquirirlo fue que tomara como barajas de referencia la clásica baraja del tarot de Marsella, el avanzado Tarot de Thoth (Aleister Crowley), y el seductor y revelador Tarot Visconti. Es verdad que, en la descripción individual de cada una de estas cartas, la autora ha tomado principalmente al Tarot de Marsella como base, pero haber incluido los arcanos mayores del Tarot de Thoth junto a los de Marsella en su explicación detallada, me confirmó que su autora estaba bien orientada en cuanto a su descripción y esclarecimiento de cara al lector. Para los bibliófilos lectores de Lux Atenea Webzine que sean profanos en esta materia, el magnífico libro “Tarot. Orígenes - Sistemas de Lectura - Interpretación” les ayudará a comprender de forma progresiva cómo apareció la baraja del tarot en Europa, y cuáles fueron los diferentes orígenes con los que se especula, ya que su verdadera procedencia sigue siendo un misterio aún en este siglo XXI. Unos lo sitúan en Egipto, otros en Asia, ya sea en Persia, la India… pero pruebas irrefutables y concluyentes que señalen con exactitud dónde se creó la primera baraja de Tarot en la Historia continúa siendo la entrada en un pasado lleno de brumas y velos donde la falta de datos, o de información orientativa, es siempre la constante durante esa búsqueda. Lo que sí se tiene claro es un dato muy importante al respecto: es en la Edad Media cuando la baraja se extendió y se consolidó a nivel social gracias a sus usos lúdicos porque con las cartas del Tarot se jugaba. Tal vez sea este divertimento tan terrenal y humano el que haya salvado a esta misteriosa baraja de desaparecer, habiendo sobrevivido hasta nuestros días.

“En algunas cartas predomina el significado negativo cuando aparecen sin invertir y positivo cuando están invertidas.”

En Europa, la baraja del Tarot sigue arrastrando un estigma que fue intencionadamente creado por el cristianismo para acabar con su fama y con su difusión social. De por sí, sigue habiendo sectores de la población que siguen manteniendo hoy día que el Tarot es algo maligno y propio del Diablo, o de fuerzas satánicas. En Europa, en este siglo XXI, creo que el fondo o la realidad de esa afirmación ha quedado ya completamente desfasada y obsoleta, cayendo esa etiqueta por su propio peso a pesar de haberse insistido durante siglos con perseverancia e inflexibilidad propagandística por parte de las autoridades religiosas. Al igual que sucedió con libros, manuscritos, templos, obras de arte… consideradas por el cristianismo como paganas o, directamente, como obras del Diablo, las barajas del Tarot también acabaron en la hoguera en ese mismo periodo de tiempo. Tal fue la presión pública, institucional y social que incluso se dictaron leyes donde se prohibía su posesión y uso. Pero, de nuevo, fue el juego el que se convertiría en su más preciado seguro ya que, cuanto más se prohíbe un vicio a los seres humanos, más atractivo le parece y más valor se le da. El ser humano así viene comportándose desde el principio de los tiempos. También es verdad por su obviedad que, durante todos estos siglos pasados, los maestros del Tarot utilizaban los poderes esotéricos de esta baraja como sistema de adivinación, pero ese conocimiento únicamente estaba reservado a unos pocos, al contrario que el uso de la baraja del Tarot como juego que tenía una gran difusión social por su práctica ampliamente extendida. Respecto al uso de diversos sistemas de adivinación, este apartado prefiero dejarlo en manos de nuestros lectores interesados en este conocimiento, al igual que el significado de cada una de las cartas que componen el Tarot ya que su simbolismo puede variar considerablemente según se utilice una baraja u otra. Tanto el Tarot de Marsella como el Tarot Visconti, o el complejo y difícil Tarot de Thoth, todas son excelentes barajas para iniciarse en este mundo esotérico íntimamente ligado a nuestro inconsciente y a nuestra evolución interior. “Tarot. Orígenes - Sistemas de Lectura - Interpretación”, un libro de imprescindible adquisición y editado en un formato perfecto para su función informativa. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“Aleister Crowley reinterpretó el simbolismo del tarot y diseñó su propia baraja, conocida como la baraja Tot. Según su opinión, el Loco debía iniciar la secuencia de los arcanos mayores y llevar el número 0, por lo que la mayor parte de las barajas modernas siguen sus preceptos.”

Félix V. Díaz
RESEÑA Nº:
En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

Otras reseñas recomendadas:
“JUNG Y EL TAROT. UN VIAJE ARQUETÍPICO”, SALLIE NICHOLS.
ALEISTER CROWLEY “EL LIBRO DE THOTH (TAROT EGIPCIO)”.
“LA VÍA DEL TAROT”, ALEJANDRO JODOROWSKY y MARIANNE COSTA.
“EL TAROT DEL RENACIMIENTO”, JANE LYLE.
"EL TAROT UNIVERSAL DE WAITE", EDITH WAITE.
“TAROT VISCONTI”.
DEBORAH KOFF-CHAPIN “SOULCARDS – VENTANAS AL ALMA”.
“ORÁCULO MEXICANO”.
“ORÁCULO DE NOSTRADAMUS”.
“ORÁCULO DE PARACELSO”.

.

No hay comentarios: