jueves, mayo 08, 2014

“BULLET BALLET” 1998.

En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.


Director: SHINYA TSUKAMOTO
Guión: SHINYA TSUKAMOTO
Actores principales:  SHINYA TSUKAMOTO (Goda), KIRINA MANO (Chisato), TAKAHIRO MURASE (Goto), TATSUYA NAKAMURA (Idei), KYÔKA SUZUKI (Kiriko), HISASHI IGAWA (Kudo)
País:  JAPÓN Año:  1998 Productora: KANGJEGYU FILMS Duración aprox.: 87 minutos
Publicado en España por:  FILMAX HOME VÍDEO AÑO: 2003 Formato: DVD

- Película “Bullet Ballet”
EXTRAS:
-    Ficha técnica y artística.
-    Filmografía del director.
-    Trailer.

Rodada en blanco y negro como un buen thriller que se precie por su dramático ambiente de suspense, la extraordinaria película “Bullet Ballet” es una muestra clara del cine japonés underground donde su siniestra estética fotográfica se caracteriza por la modernidad cosmopolita, decadente, y sucia que refleja. Un drama posmoderno protagonizado por el individuo sobrepasado, y fascinado a su vez ante la contemplación de esta sublime belleza urbana en movimiento donde él queda siempre empequeñecido por su intrascendente existencia. Dirigido por el maestro Shinya Tsukamoto, el director de la película de culto “Tetsuo” (ya reseñada en Lux Atenea Webzine), en este largometraje interpreta también a su personaje principal, Goda, en esta trágica historia poblada por personajes con vidas llevadas al límite. Con un tempo lento en su desarrollo que es perfecto para que el espectador no caiga en un histriónico estado de tensión y angustia ante tal avalancha de intensos estímulos, si a ello le unimos una espectacular banda sonora donde la música ambient o el estilo industrial compuestos por Chu Ishikawa encuentran su más perfecto equilibrio en esta egocéntrica posmodernidad, basada en la tecnología y en el materialismo para su perduración como sistema social, “Bullet Ballet” se presenta ante el cinéfilo lector de Lux Atenea Webzine como una película de imprescindible visualización. Cine japonés underground que encuentra en esta segunda década del siglo XXI envuelta en la crisis, ese entorno ideal para su correcta valoración artística. Para los amantes del Septimo Arte, “Bullet Ballet” es cine de autor situado al margen del mainstream como máxima garantía de independencia y de creatividad artística en su producción.

“Tengo miedo porque si me salvo, ¿qué será de mí después?”

Esta lúgubre historia comienza con Goda, trabajador con una existencia cotidiana normal cuya vida gira alrededor de su novia Kiriko, con la que lleva diez años. Un día, regresando a casa tras haber terminado su trabajo, verá cambiado su destino al encontrarse con la desagradable e inasumible sorpresa de que Kiriko se ha suicidado tras haberse disparado con una pistola. En ese momento, todo su mundo se vendrá abajo, creciendo la tensión y la desesperación en su interior y cayendo poseído por una irresistible pasión por las armas que le llevará a entrar en un alocado y salvaje caos existencial. En las calles de Tokio vuelve a encontrarse con una joven mujer, Chisato, la cual vive en otro ambiente completamente distinto al suyo, una forma de vida violenta y extrema que late de forma oculta en las grandes ciudades, y que estimulará aún más la rabia y la ira interior de Goda en cuanto sea mínimamente provocado. Una agitada tensión interior que aumentará su desesperación cuando Goda descubra la auténtica realidad que provocó la muerte de Kiriko. El director Shinya Tsukamoto hace una excelente y convincente interpretación de este personaje en la película ya que Goda achaca el origen de su difícil situación interior señalando siempre hacia fuera, hacia los demás. Goda no reflexiona, únicamente actúa de forma violenta porque trata de eliminar todo aquello que le perturba, pero sin cambio o transformación interna, por lo que sus propios miedos y temores no hacen más que crecer, metiéndole de lleno en una violenta espiral de oscura y dramática salida. Como director, Shinya Tsukamoto es todo un maestro a la hora de reflejar en imágenes esa actitud de indiferencia posmoderna que muestran los ciudadanos ante los dramáticos acontecimientos que suceden a su alrededor... hasta que ellos resultan ser los afectados como así se representará ante el espectador cuando observa la imperturbable actitud de Goda al llegar al portal de su casa instantes antes de conocer la dramática desgracia que cambiará su vida. La imagen casi constante de las calles de Tokio con la suciedad, la degradación y la inmundicia dominando estos oscuros escenarios, unido a la lucha sin cuartel entre bandas urbanas, crean esta talentosa fusión artística de lo industrial con lo ultraviolento en "Bullet Ballet" en estas escenas tensas, amargas, adrenalínicamente ácidas. También quisiera destacar la magnífica interpretación que hace la actriz Kirina Mano en el papel de Chisato. La frialdad emocional que muestra siempre la andrógina Chisato, junto a la sádica e irresistible atracción que siente hacia todo lo que represente dolor, sufrimiento o muerte, son una muestra clara de la profunda soledad interior en la que vive, aunque Chisato viva el día a día cubierta por esa máscara de indiferencia, de estar por encima del Bien y del mal, y de mostrar ese valor extremo ante las personas. La actriz Kirina Mano ha logrado convertir a Chisato en uno de los personajes principales de este largometraje gracias a su extraordinaria interpretación de un ser de hermética y enigmática personalidad.

“La gente tiene hijos porque necesita una razón para seguir viviendo. De lo contrario, serían como cometas sueltas a merced del viento.”

El cine japonés underground es, sobre todo, un adorado culto artístico a la imagen. Así podrán comprobarlo y disfrutarlo en “Bullet Ballet” con esta visión cosmopolita bellamente reflejada en imágenes en blanco y negro; en el shock y en el bloqueo emocional que sufre Goda tras conocer la trágica noticia; cómo la paliza que recibe Goda por la banda de Chisato le hace romper los límites del autocontrol, impulsándole a una nueva vida marcada por lo extremo y lo violento; observar la inocencia inicial de Goda para moverse dentro de los bajos fondos y cómo el ser engañado y estafado le hace aprender; cómo Internet acaba convirtiéndose en la fuente principal donde Goda parece hallar el camino para conseguir el arma que tanto desea; las contundentes imágenes donde se entremezclan secuencias bélicas y de la pistola como reflejo metafórico de los pensamientos de Goda; la potente escena del siniestro y decadente local underground caracterizada por unos giros de cámara espectaculares; la impactante escena donde los instintos suicidas de Chisato hacen que Goda se enfrente con sus más terribles miedos y temores; la impresionante secuencia donde contemplamos el juego suicida que a Chisato le gusta practicar en los andenes de metro; cómo ante la desesperación que tiene Goda para hacerse con un arma, le aparece una oportunidad para conseguirla en el momento y de la forma más inesperada; la brutal escena donde Goda convierte su entrada en lo violento en un salvaje ritual iniciático de valor como antídoto para sus miedos; la siniestra belleza que destila la escena del parque de atracciones; la secuencia de Goda y Chisato en la azotea como imagen clara de las personas inmovilizadas por ese impasse existencial tras verse superadas por las circunstancias; la imagen de Goda y Chisato en la escalera donde se refleja su situación al margen de la sociedad, esa sociedad alienante donde tratan de vivir y que también rechazan; o la terrible escena final como sangrienta apoteosis protagonizada por el tirador en una clausura propia del cine negro. “Bullet Ballet”, cine japonés trasgresor y completamente alejado del mainstream. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“Quien desafía al peligro al final siempre pierde la vida.”

Lux_Atman

Artículo Nº:  1.739
.

No hay comentarios: